Mario Moreno Iglesias
"Jarramplas"
Trabajo elaborado para la asignatura Antropología
Social y Cultural
del Primer Curso
de Educador Social.

VII. Mi experiencia

Durante varios años, personalmente, he tenido la satisfacción de llevar a cabo distintas funciones en la fiesta, tanto en la preparación de actos, como en el desarrollo de los mismos: en 1994 asumí la responsabilidad de ser el niño que acompaña a las mozas en el canto de rosca y "alborás" con su peculiar voz chillona. En 1997 pude pintar una de las máscara que saldrían a la calle en los días siguientes, dejando rienda suelta a mi imaginación y poder decidir sobre la personalidad que la máscara mostrara, en el "Jarramplas" de 2000 fui quinto y, junto a otros chavales de mi edad, siempre en conjunto, sembramos nabos, los repartimos por el pueblo y supimos compaginar el cansancio con alegres rondas, toreras y despedidas de quintos1 por allá donde pisábamos.

La mayoría de las veces que una persona interviene en este tipo de actos, lo hace por ser familiar de los que desarrollan más directamente el ritual u otro tipo de parentesco. En mi caso siempre fue así, excepto cuando un piornalego es quinto, que la responsabilidad dentro de la fiesta, es una norma rural, escrita en ningún lugar, pero que cada piornalego conoce y cumple.

Pero el año que realmente pude ser partícipe desde dentro en la fiesta, ha sido este mismo 2002, la persona responsable de encarnar a "Jarramplas" fue primo mío (Cándido Moreno - "Candi"-). Pude vestirme y saber que se siente dentro de ese traje; la experiencia fue realmente emocionante.

Es día 18 de enero de 2002 y he adelantado la visita a mi pueblo debido a la festividad que en los próximos días se vivirá en Piornal. Este año cabe ser más especial que otros anteriores, ya que será mi primo el que se vista de "Jarramplas", principalmente el día 20. En cualquier lugar del pueblo, el ambiente cobra por momentos esa pasión que cada piornalego tiene por esta fiesta, especialmente en el local donde gran parte del año se han ido preparando actos y elementos del traje del protagonista, lugar indiscutible como punto de reunión en estos días entre los mayordomos, "Jarramplas", familiares, demás amigos y allegados.

Mi permanencia en este local esa noche es notable, junto a mi hermano contemplo los últimos ensayos de las "alborás", roscas y rondas y el nerviosismo de mayordomos es consecuencia de querer tener todo a punto para el día siguiente. Entonces la situación allí vivida, me hace sacar de dentro lo que en ese momento realmente sentía: -ojalá me pudiera vestir yo de "Jarramplas", mi hermano que mi lado estaba, me dice que se lo proponga a mi primo para poder vestirme al día siguiente, día 19, en el que los allegados a los protagonistas ("Jarramplas" y mayordomos) contribuyen con el desarrollo de la fiesta vistiéndose mañana y tarde; era consciente de que sólo se vestían quienes ayudaron en los preparativos de los actos durante tanto tiempo y los "Jarramplas" del próximo año, para hacerse una idea de lo que los espera.

Pero mi hermano le propone a mi primo el hacerme un hueco en tan apretada agenda y parece ser que por la mañana puede haber un momento libre, mi función para poder vestirme será no separarme de los mayordomos al día siguiente y estar preparado para cuando llegue mi turno.

La sangre me corría por el cuerpo como pocas veces lo había hecho, corriendo fui a mi peña, donde me esperaban mis amigos, parecían estar incluso más nerviosos que yo, fue una noche en la que la posibilidad de vestirme fue comentada entre bromas y consejos. Quería dar todo de mi si me vestía, esa noche de fiesta me privé de vicios y me fui pronto a la cama con mi ilusión contaminada de un cierto temor.

Llega la mañana del 19, a mi madre y al resto de mi familia no les había comentado nada. Mi primo me confirma que sí, que me visto por la mañana y llega el momento de decírselo a mi madre, me pregunta que si estoy loco al igual que el resto de mi familia, que no me vista, ya que un cuerpo tan delgaducho y poca fuerza no aguantaría tales impactos, que me tirarían al suelo y no soportaría el peso del traje. Pero yo era consciente que no es fuerza lo que hace a un "Jarramplas", sino el sentimiento de ser piornalego y el contribuir por una vez en tu vida con un valor que desde pequeño tan inculcado.

Y llegó el momento, metido en un pub (Tarántula) espero a mayordomos que me vistan para salir a la calle; comienzan vendándome las manos y poco a poco voy soportando una armadura de unos 45 Kg. La gente me da consejos y ánimos porque pocas veces se han vestido personas tan jóvenes.

Salgo a la calle con ayuda de mayordomos y familiares que están a punto de ponerme la máscara, solo se ven nabos por todas partes y gente gritando ¡este va pa ti Mario! . Me ponen la máscara y la visión que observo desde dentro al exterior es mínima; me atan las correas para que ésta no se mueva y tener una mayor seguridad (fue un momento interminable): a la cuenta de tres los que antes me ayudaron ahora me dejan solo. De repente cientos de impactos noto por todo el cuerpo y no sé por donde caminar, opto por dar una pequeña vuelta y me pongo de rodillas, de pronto recordé cuando era pequeño y jugábamos a "Jarramplas", nosotros mismos nos fabricábamos tamboriles trajes y máscaras, aprovechando los restos de nabo que habían sobrado en estos días por las calles de Piornal, no fue una misma experiencia, pero si un sentimiento similar.

¿Quién decía que "Jarramplas" no sufría el dolor de los impactos? aunque en ese momento creo que poco se siente, más que la falta de aire dentro de la máscara y el peso acumulado en todo el cuerpo. Facilité el blanco realizando diversas posturas características, como el subirme en algunas escaleras y caminando de rodillas. Procedí a quitarme la máscara para tomar un poco de aire y continué con mis andadas.

Al término de mi aguante me levantaron por alto al son del vítores: ¡qué sí repela, que si; qué sí repela que si!. Fue una sensación única que estoy seguro nunca olvidaré. Tras la lluvia de nabos la gente me felicitó por mi aguante y posturas; entre mis amigos se comentó la posibilidad de apuntarnos para ser "Jarramplas" y mayordomos algún año, pero si no lo hemos hecho ya, es porque en la lista espera hay personas apuntadas hasta el año 2015 (siendo en las fechas próximas a la celebración cuando esta lista crece con mas frecuencia) y el aguante que una persona tiene en estos momentos de la vida pueden que no sean los mismos que dentro de trece o catorce años.

"... allí entrega la ropa a Mario -el de Gene-, se nota que es sangre fresca ya que sale con ímpetu, rompiendo la multitud que le esperaba en la calle. Baja por la calle de los bares para abajo y llega hasta la carretera por la que se dirige hasta al Triángulo. Antes de llegar tuvo que hacer una parada para limpiarle los ojos, cuando llega al bar le levantan para arriba y le gritan "que si, que si repela, que si" ha sido uno de los que lo han hecho bastante bien".2

 
1.- Cantares típicos de Piornal que cantan los quintos en sus rondas y en despedidas de quintos cuando se van a cumplir el servicio militar.
2.- www.piornal.net/jarramplas/2002/dia19del02/.htm

Volver al principio de esta página           Ir al Índice del trabajo "Jarramplas"

Carta Si quieres escribirme: victor@piornal.net                                                    Página inicial


© Víctor A. Díaz Calle. 1997-2002